Consejos para el cuidado de tus rastas.

Image

Cuidados:

¿Cómo lavarlas?:

El lavado de las rastas es importante, ya que pese a no necesitar la misma frecuencia que un pelo normal hay que mantenerlas limpias.
Hay que dejar atrás los falsos mitos que dicen que las rastas no se lavan, que huelen mal etc.

En principio los champús que van mejor son aquellos que no contienen ningún tipo de suavizantes ni acondicionadores pero los que más recomiendo son los champús neutros.

Lo más importante es que laves la raíz, el cuero cabelludo que es donde se suda, se crea la caspa y demás. El cuerpo de la rasta en sí debes de dejarlo lavar con la espuma que caiga de la raíz sin frotarlas a menos que sea necesario (casos de pintura o restos de cualquier cosa en el cuerpo de la rasta).

 

Rastas recién hechas:

Nada más hacerte tus rastas recomiendo dejarlas sin lavar unos 3 o 4 días ya que el pelo no está acostumbrado y tienen que ir cogiendo bien la forma.

No te preocupes si al principio se van saliendo unos cuantos pelillos ya que es normal que al principio esto ocurra.

Los primeros lavados tienes que ser consciente del cambio de tu pelo y mirar de quitarte bien el champú ya que puede quedarse con más facilidad en el cabello y crear caspa y picores.
Depende de la cantidad de rastas que lleves, el grosor de ellas y el clima tardarán más o menos en secarse al aire libre pero es importante que se sequen bien ya que si se te van quedando las mojadas mucho tiempo el pelo se puede llegar a pudrir por dentro, por ello siempre es mejor evitar hacerte recogidos con tus rastas mojadas y dejar secarlas bien.

 

Evolución de las rastas:

Con el paso de las semanas, los meses y sus respectivos arreglos, las rastas van cogiendo más forma, se despelucharan mucho menos y cuando lleves un tiempo solo tendrás que ir preocupándote de ir arreglándote la raíz, dependiendo de la rapidez con la que te crezca normalmente el pelo.

No pienses que por llevar rastas siempre tienes que llevar el mismo look, puedes ir probando cosas nuevas como teñírtelas, alargarte algunas o al revés cortártelas como a ti más te guste.

 

 

Proceso para arreglar las rastas:

Solo necesitas una buena aguja de ganchillo para repasarte o que te repasen tus rastas.

Dependiendo del grosor de ellas necesitarás una aguja más fina o más gruesa.

Yo trabajo sin usar productos como ceras ya que con el tiempo solo engorrona todo más y se pueden ir quedando restos en el interior de las rastas, quedando así, un resultado muy grasiento.

Es muy importante que no caigas en la comodidad de arreglarte tus raíces haciéndote nudos, ya que aunque mucha gente lo hace y es una manera fácil de arreglártelas tú mismo provoca muchos bultos difíciles de quitar con el tiempo. Además, tus rastas pueden ir quedando cada vez más finas con esta técnica.

Siempre es mejor seguir tus rastas con la aguja y así quedando éstas homogéneas.
Poco a poco puedes ir descubriendo la aguja y probando y verás como vas cogiendo el truquillo con la práctica.